erotica 4

Solo necesito en tu mirada
el filtro del deseo
y el del cariño
para que no me desvele
la posibilidad del repudio
Me quedé sin vuelto para el rechazo
pero me quedan ahorros
para sobornarte otra vez
para llevar impreso un vale de descuento
ahi donde es noche a la tarde
y los ruidos llegaran amortiguados
Te invito a dejarnos flotar en la modorra
y el aletargamiento de las tres horas
Escuchá como el rumor del río
está llenando la bañadera
y hace espuma en sus orillas
casi nada y casi todo
en este momento exacto
donde la conversación de la siesta
burbujea y ríe
entre un rato de amor y otro.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares